santuariodelasmercedes.org  
Portal Oficial, Parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes”, Río Chico
Diócesis de Guarenas
INFORMACIONES PARROQUIALES
 
CIBERNAUTAS
DE CRISTO
 
 

Peregrinación de Catecúmenos
de la Diócesis de Guarenas a Río Chico
09 de Junio de 2012

INFORMACIONES

Catecúmenos cantan y bailan alegres, alrededor de la mesa
En esta celebración eucarística, los catecúmenos recibieron
con fe y con júbilo el sacramento de la Santa Comunión.
Y continúan la incursión en una nueva vida en Cristo,
que los hacen ser mujeres y hombres más felices y realizados.

Río Chico, 09 de Junio de 2012.- En un ambiente donde se respiró mucha espiritualidad y fervor religioso, catecúmenos provenientes de toda la Diócesis de Guarenes, se congregaron en la población de Río Chico, en la región de Barlovento del estado Miranda, para continuar su proceso de inclusión en la vida de la Iglesia Católica; y recibir los sacramentos que les permiten crecer y desarrollarse, como miembros activos del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.

La experiencia estuvo marcada por un gran entusiasmo, y expresiones de fe y alegría de parte de los catecúmenos, y de las personas que los acompañaron durante los actos religiosos que se realizaron, en el Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes; el cual mostró una mesa en el centro de la sala, debido al estilo de la celebración eucarística de los catecúmenos.

Procesión alegre y festiva por la Av. Intercomunal de Río Chico

Se les llama catecúmenos a las personas adultas, que están en proceso de recibir por primera vez, los sacramentos del bautismo, la confirmación y la Eucaristía. Se llama Rito de Elección porque la Iglesia elige a estos catecúmenos para recibir los sacramentos; y los padrinos y catequistas, son los testigos en su afirmación de fe y en su intención de unirse a la Iglesia.

Durante el periodo de catecumenado, los catecúmenos tienen la oportunidad de compartir, intercambiar opiniones y profundizar en la fe católica. Este es un sendero de aprendizaje y renovación para la persona.

Procesión alegre y festiva por la Av. Intercomunal de Río Chico

La avenida Intercomunal de Río Chico, en las cercanías de la Urb. Santa Ana, fue el lugar de recibimiento de la feligresía, para estos nuevos integrantes del catolicismo, 130 catecúmenos aproximadamente. Desde las 9 a.m., decenas de fieles esperaron a estas personas, que reciben por primera vez los sacramentos de la Iglesia. El sacerdote Marco García de la parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes”, el seminarista Freddy García, y los diferentes miembros de grupos de apostolado, que hacen vida de fe en esta Iglesia, fueron los encargados de organizar el evento.

Partiendo desde la avenida Intercomunal, los catecúmenos caminaron en procesión alegre y festiva por la avenida Rafael Arévalo Gonzáles, hasta la altura de la calle las Mercedes, vía que los condujo al Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes, donde se realizaron los ritos propios de esta actividad catecumunal.

Llegada de la Procesión al Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes

Los actos litúrgicos estuvieron a cargo del presbítero Robert Plachta de la parroquia “Asunción de María”, quien presidió la Eucaristía, y los demás ritos que se realizaron en esta ceremonia religiosa; y fue acompañado en la celebración por el presbítero Marco García de Río Chico y demás sacerdotes de la Vicaria de Guarenas. La celebración de los sacramentos es la fuente y cima del proceso catecumenal, porque en ellos se realiza la vinculación de Jesucristo con los catecúmenos, y se les comunica la salvación.

Existen algunas peculiaridades que distinguen esta celebración de una Eucaristía tradicional; como por ejemplo, la ubicación de una mesa en el centro de la sala dedicada para la celebración eucarística, y la forma de recibir la santa Comunión; los participantes reciben la comunión en sus lugares, aunque de pie, como marca la Iglesia, y con verdadero pan ácimo y vino, utilizando la mesa adornada colocada en el centro de la Iglesia, y no en un lugar del altar dedicado, como a la manera normal que usa la Iglesia para recibir la santa Comunión. Otra diferencia es que el rito de la paz, por concesión especial, pero no única, viene trasladado al momento anterior a la presentación de las ofrendas, y no antes del “Agnus Dei”. Y también se distinguen por celebrarse en la víspera del Domingo (sábado por la noche) y en pequeñas comunidades, aunque abiertas a toda persona que quiera asistir.

Homilía, presbítero Marco García

La homilía fue realizada por el sacerdote de la parroquia anfitriona Marco García, quien haciendo reflexión de la Liturgia de la palabra señaló que “la carta a los romanos nos dice que ‘todo colabora para el bien de los que aman a Dios’, por lo tanto, sabemos que todo lo que hacemos es para nuestro bien, como por ejemplo, engrandecer lo maravilloso de esta celebración del día de hoy con los catecúmenos”. Siguiendo su homilía en el marco de la Liturgia de la Palabra, también explicó que “a los que Dios había conocido, los destinó desde un principio a ser como su Hijo; y a medida que vamos avanzando en el camino (como catecúmenos), el encuentro se hace más personal con Cristo, la vivencia del evangelio se reaviva, cuando permitimos el nacimiento de Dios en medio de nosotros”, manifestó.

Para reflexionar acerca del evangelio que narra el momento de la anunciación, Marco García dijo que “puede pasarnos como a San José, que quería abandonar a María, pero por medio de un ángel, Dios le dio a conocer a José que no tenía que tener miedo; Dios nos coloca su ángel para protegernos del peligro, y ese ángel hace que no tengamos miedo”, explicó.

Para finalizar su homilía, el presbítero Marco García señaló que “no hay que tener miedo al llamado de Dios, para conocerlo, y transmitir amor al hermano; en el transcurrir de nuestra vida Dios no nos va a abandonar, sabemos que todo colabora para el bien de los que aman a Dios, él nos coloca un ángel guardián que nos cuida y nos protege, como dice la palabra: ‘Dios con nosotros’, y que el Espíritu Santo nos ilumine, amén”, culminó sus palabras Marco García, párroco de Río Chico.

Plegaria Eucarística, presbítero Robert Plachta

En esta celebración eucarística, los catecúmenos recibieron con fe y con júbilo el sacramento de la Santa Comunión. Y continúan la incursión en una nueva vida en Cristo, que los hacen ser mujeres y hombres más felices y realizados.

 

El 30 de agosto de 1990, el Papa Juan Pablo II, en la carta “Ogniqualvolta” (AAS-82.90, 1513-1515) dirigida a Mons. Paul Josef Cordes, entonces vice-presidente del Pontificio Consejo Pro Laicis y delegado “ad personam” para el apostolado de las Comunidades Neocatecumenales, concluía:

Después de más de veinte años de vida de las Comunidades extendidas por los cinco continentes,

  • teniendo en cuenta la nueva vitalidad que anima a las parroquias, el impulso misionero y los frutos de conversión que resultan del trabajo de los itinerantes, y, últimamente, de la obra de las familias que evangelizan en zonas descristianizadas de Europa y del mundo entero;
  • considerando las vocaciones surgidas de este Camino para la vida religiosa y para el presbiterado, y el nacimiento de Colegios Diocesanos de formación al presbiterado para la nueva evangelización, como el Redemptoris Mater de Roma;
  • (…) reconozco el Camino Neocatecumenal como un itinerario de formación católica, válida para la sociedad y para los tiempos actuales.

Deseo, por tanto, que los hermanos en el Episcopado valoren y ayuden, junto con sus presbíteros, esta obra para la nueva evangelización, para que la misma se realice según las líneas propuestas por sus iniciadores, en espíritu de servicio al Ordinario del lugar y de comunión con él, y en el contexto de la unidad de la Iglesia particular con la Iglesia universal.

El 24 de enero de 1997, en la audiencia concedida a los iniciadores del Camino Neocatecumenal y a los itinerantes, el Santo Padre animó a llevar adelante el trabajo de redacción de un “Estatuto del Camino”.

Estos estatutos fueron aprobados por Su Santidad Juan Pablo II el 29.VI.2002.

 
Enlaces Relacionados
       Eventos Parroquiales:
       Informaciones Parroquiales:
 

PRINCIPIO

 
info@santuariodelasmercedes.org