santuariodelasmercedes.org  
Portal Oficial, Parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes”, Río Chico
Diócesis de Guarenas
EVENTOS PARROQUIALES
 
CIBERNAUTAS
DE CRISTO
 
 

Miércoles Santo
17 de Abril de 2019

EVENTOS REALIZADOS
 

Con dos Eucaristías realizadas en el Santuario de Río Chico, una en la mañana y otra en la tarde, la población de este pueblo manifestó fervientemente su fe y devoción al Nazareno este Miércoles Santo. Las celebraciones religiosas fueron presididas por el párroco Cemente Medina. Los creyentes, muchos de ellos vestidos con el color morado igual al Nazareno, tuvieron la oportunidad de pagar sus promesas y hacerle súplicas a esta representación de Jesús de Nazaret.

Después de finalizada la Misa de la tarde, los feligreses iniciaron la procesión con las imágenes del Nazareno, la Virgen Dolorosa y San Juan Evangelista por las principales calles de Río Chico. El simbolismo de la procesión del Nazareno permite recordar el camino que transitó Jesucristo hacia la cruz del Calvario.

SEMANA SANTA 2019
 Miércoles Santo | Nazareno

Fotos del Evento:
Cortesía de Jesús Blanco (Junior),
y Ainak González.

Ofrecidas por nuestro hermano Horacio González.

Foto Miércoles Santo
Exposición del Nazareno para su veneración.

Foto Miércoles Santo
La fe y el fervor religioso hacia el Nazareno de Río Chico,
dio muestras de estar tenazmente visible en los habitantes de
este pintoresco pueblo barloventeño este Miércoles Santo.

Muchísimas personas
provenientes de diferentes sectores,
se dieron cita en el Santuario de nuestra población
para asistir a las Eucaristías que se realizaron
a las 8:00 a.m. y a las 6:00 p.m., para luego,
salir en procesión por las calles de Río Chico
con la imagen del Nazareno.

Celebración de la Eucaristía a las 8:00 a.m.

Foto Miércoles Santo
Eucaristía del día del Nazareno,
presidida por el presbítero Clemente Medina.

Foto Miércoles Santo
Feligreses presentes en el santuario durante
la Misa del Nazareno de las 8:00 a.m.

Foto Miércoles Santo
Feligreses presentes en el santuario durante
la Misa del Nazareno de las 8:00 a.m.

Foto Miércoles Santo
Eucaristía del día del Nazareno,
presidida por el presbítero Clemente Medina.

Foto Miércoles Santo
Grupo San Judas Tadeo animó con sus cantos en esta celebración eucarística.

Foto Miércoles Santo
El párroco Clemente Medina
presenta un niño a la Virgen de las Mercedes.

Foto Miércoles Santo
Devotos del “Nazareno de Río Chico”
veneran la imagen en el atrio del santuario.

Foto Miércoles Santo
Exposición del Nazareno para su veneración.

Haced, Jesús mío,
que enjugue vuestro sudor,
detestando mis pecados,
causa de vuestra pasión y muerte.

Foto Miércoles Santo
Devotos del “Nazareno de Río Chico”
veneran la imagen en el atrio del santuario.

Foto Miércoles Santo
Niños con camisas moradas en señal de una promesa.

Foto Miércoles Santo
Devotos del “Nazareno de Río Chico”
veneran la imagen en el atrio del santuario.

Procesión con el Nazareno

Foto Miércoles Santo
Imagen del “Nazareno de Río Chico”,
saliendo del Santuario de “Ntra. Sra. de las Mercedes”.

La devoción al Nazareno
siempre ha contado con gran fervor y fe
entre los fieles católicos de nuestro País;
y Río Chico no es la excepción.

Personas provenientes de diferentes sectores,
se dieron cita en la iglesia de Río Chico,
para asistir a las Eucaristías celebradas;
para luego, salir en procesión por las calles
de la población con la imagen del Nazareno.

Foto Miércoles Santo
Procesión por la calle Venezuela frente a la plaza Bolívar.

Oración al Nazareno

¡Dulcísimo Jesús Nazareno,
Señor y Redentor mío!

Jesús manso y humilde de corazón,
que llevando sobre tus hombros la Cruz,
caminas hacia el Calvario para ser en ella clavado.

Sé que yo, pobre pecador,
soy la causa de tu pasión dolorosísima.

Te alabo y te doy gracias,
porque por amor recibiste sobre tus hombros
el madero de tu suplicio para expiar en él
mis pecados y los del mundo entero.
Perdóname ¡oh, buen Jesús!

Reconozco mis culpas
y tu bondad inmensa al borrarlas
con tu preciosa sangre.

Te adoro sobre todas las cosas
y prometo amarte y serte fiel hasta la muerte.

Hoy acudo ante ti para solicitar ayuda,
para que me socorras en esta necesidad urgente
que tanto me desespera y me hace sufrir,
estoy pasando por una muy mala situación
y no puedo hacer frente a los pagos y deudas,
las dificultades en mi hogar son acuciantes
y yo solo no puedo salir de ellas,
bendito, Jesús Nazareno, auxíliame en:

(Mencionar ahora la petición).

Te ruego con la más sincera humildad y confianza
que escuches las suplicas de mi angustiado corazón
y me concedas lo que tanto necesito,
si es para bien de mi alma
y para mayor gloria tuya.

¡Oh, Jesús Nazareno!
Sé que tu bondad y compasión son infinitas,
por ello te suplico:
aleja la pobreza y miseria que hay en mi hogar,
bendícenos y guárdanos bajo tu poderosa protección.

Sostennos ¡oh, buen Jesús! Con tu gracia
y condúcenos por el camino de tus mandamientos
a tu eterno Reino celestial.

¡Oh, mi amado Jesús Nazareno,
por los siglos de los siglos seas bendito!
Así sea.

Foto Miércoles Santo
Imagen de San Juan Evangelista.

Foto Miércoles Santo
Imagen de la Dolorosa.

Con todo su dolor, y en perseverante amor por su Hijo,
María acompañaría a Jesús cuanto le fuera posible en su Pasión.

Le ofrecía su lealtad y cariño de Madre
–amor a Dios como ningún otro–,
cuando casi todos le han dejado.

Acompañemos a María en sus horas de más dolor,
porque su Hijo, inocente, va a morir por los hombres.

Son los momentos que le había anunciado Simeón,
cuando cumplía con José el precepto
de presentar a Jesús en el templo
al poco tiempo de nacer:

una espada traspasará tu alma, le dijo.

Foto Miércoles Santo
Encuentro de la imagen de la Dolorosa
con la imagen de Jesús de Nazaret,
en el sector Gran Parada.

Foto Miércoles Santo
Encuentro de la imagen de la Dolorosa
con la imagen de Jesús de Nazaret,
en el sector Gran Parada.

Foto Miércoles Santo
Procesión por la Av. Libertad, sector Cruz Verde.

Foto Miércoles Santo
Imagen de San Juan Evangelista.

Foto Miércoles Santo
Imagen de la Virgen de la Dolorosa.

En esta procesión también son veneradas las imágenes
de la Virgen de la Dolorosa y San Juan el Evangelista,
quienes acompañan al Nazareno.

Foto Miércoles Santo
Procesión por la Av. Libertad, sector Cruz Verde.

Foto Miércoles Santo
Procesión por la Av. Libertad, sector Cruz Verde.

Oración al Nazareno

Yo te adoro,
sagrado rostro de mi Señor Jesucristo,
dibujado con el pincel de la caridad e
iluminado con tu preciosísima sangre.

Yo te suplico,
por el consuelo que sentiste al contacto
de aquel tosco lienzo humedecido con
las lágrimas de aquella piadosa mujer.

Yo te suplico,
por la impresión que le causó ver
estampado en él tu semblante divino,
para servir de veneración a los que te aman
con la esperanza de conocerte en el cielo.

Yo te suplico,
por este hecho que no volverá a repetirse
que se ha hecho memorable de siglo a siglo,
de generación en generación.

Yo te suplico,
por la intensa pena con que viste
a tu Santísima Madre en el primer encuentro,
sin poderla consolar.

Yo te suplico,
por el dolor tan grande y sonrojo que sufriste
cuando aquel hombre descargó sobre
tu santo rostro la terrible bofetada.

Yo te suplico,
por la vergüenza que te causó
cuando despojado de tus vestiduras,
delante de aquella muchedumbre
implacable y corrompida te hallaste.

Yo te suplico,
por la multitud de azotes que descargaron
sobre tu santísimo cuerpo, sin piedad.

Yo te suplico,
por los dolores que te causó la corona de espinas
que puso tu cabeza teñida de sangre.

Yo te suplico,
por el desfallecimiento que sentiste
cansado con el peso de la cruz,
por los pasos que diste, por las lágrimas que derramaste,
por tu sangre regada en las calles de Jerusalén,
por el dolor de los clavos, por la hiel y vinagre,
por las siete palabras que pronunciaste,
por el desconsuelo que sufriste,
encontrándonos abandonados del Eterno Padre,
por la agonía que tuviste para morir,
por aquel dolor tan grande que padeciste
viendo a la Santísima Virgen
inconsolable en aquella angustia,
sin poderte desprender de la cruz.

Padre mío,
por estos recuerdos para nosotros tan dolorosos,
yo te pido de limosna la salvación de mi alma
y la salud de mi cuerpo.
Amén.

(Padre Nuestro y Ave María)

Señor mío, Jesucristo,
que no quieres que ninguno padezca;
a quien nunca se pide sin esperanza de misericordia,
porque dijiste por tu propia, santa y bendita boca,
que todas las cosas que se pidiesen en tu santo nombre,
las concederás, te pido por tu santo nombre me concedas:
(se hace la petición).

Foto Miércoles Santo
Procesión por la calle Venezuela.

Su nombre: Jesús de Nazaret.
Edad: 33 años.
Origen: judío.
Profesión: carpintero.

Se le acusa de predicar la verdad,
de llamarse Hijo de Dios,
de enseñar a amar al prójimo
como a sí mismo.

Recompensa: salvación y vida eterna.

Si lo encuentras,
¡Sigue sus pasos!

Foto Miércoles Santo
Sagrada imagen del Nazareno.
Procesión por la calle Comercio con Colón.

Foto Miércoles Santo
Sagrada imagen de la Dolorosa.
Procesión por la calle Comercio con Colón.

Foto Miércoles Santo
Sagrada imagen de San Juan Evangeista.
Procesión por la calle Comercio con Colón.

Foto Miércoles Santo
Miércoles Santo.

¿Qué hacemos en la Iglesia el Miércoles Santo?
Secretos de Semana Santa. Rafael Muñoz Saldaña.

La primera parte de la Semana Santa llega a su fin con la celebración del Miércoles Santo. El evangelio del Miércoles Santo continúa con la traición de Judas Iscariote, en este caso, en el relato de San Mateo:

“En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso:

-«¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?» Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo. El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron:

-«¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?» Él contestó:

-«Id a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: “El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos”». Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo:

-«Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar». Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro:

-«¿Soy yo acaso, Señor?» Él respondió:

-«El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del Hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay del que va a entregar al Hijo del Hombre!; más le valdría no haber nacido».

Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar:

-«¿Soy yo acaso, Maestro?»

Él respondió:

-«Tú lo has dicho»”. (Mateo 26,14-25).

 

PRINCIPIO

 
info@santuariodelasmercedes.org