santuariodelasmercedes.org  
Portal Oficial, Parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes”, Río Chico
Diócesis de Guarenas
EVENTOS PARROQUIALES
 
CIBERNAUTAS
DE CRISTO
 
 

Domingo de Ramos
25 de Marzo de 2018

EVENTOS REALIZADOS

Con la celebración de este Domingo de Ramos comenzamos la Semana Santa. Como viene siendo habitual en Río Chico desde hace muchos años, la plaza Rafael Arévalo González, fue el sitio donde se realizó, a tempranas horas de la mañana, la bendición de las palmas. Luego, las personas caminaron en una procesión muy alegre, con las palmas benditas en las manos, por las principales calles de la población hasta el Santuario, donde se realizó una Eucaristía en la cual se leyó los capítulos del evangelio sobre la Pasión de Cristo.

Foto Domingo de Ramos

SEMANA SANTA 2018
 Domingo de Ramos

Al terminar los actos religiosos en la iglesia, los asistentes se llevaron las palmas benditas a sus hogares. Como una manifestación de fe, se acostumbra colocarlas detrás de las puertas en forma de cruz. Esto nos recuerda que Jesús es nuestro Rey y que debemos siempre darle la bienvenida en nuestro hogar. Es importante no hacer de esta costumbre una superstición, pensando que por tener la palma bendita no van a entrar ladrones a la casa, y que nos vamos a librar de la mala suerte.

¿Qué hizo Jesús este día?

Es el primer día de la Semana Santa y uno de los más importantes, representa la llegada de Jesús a Jerusalén. Los escritos establecen que Jesús llegó montado sobre un borrico, preludio de su Pasión. Al llegar a la Tierra Santa, los judíos lo recibieron con fervor y gran entusiasmo; por eso este día, tanto en las procesiones como en las iglesias, los creyentes llevan ramas de olivo o de palma, como un símbolo de la fe renovada. Estas palmas se juntan en muchas iglesias; para luego, ser quemadas más adelante, como la fuente de las cenizas usadas en los servicios del Miércoles de Ceniza.

¿Qué significado tiene
el Domingo de Ramos en
nuestras vidas?

Es una oportunidad para proclamar a Jesús como el Rey y centro de nuestras vidas.

Debemos parecernos a esa gente de Jerusalén que se entusiasmó por seguir a Cristo. Decir: “que viva mi Cristo, que viva mi Rey…”

Es un día en el que le podemos decir a Cristo que nosotros también queremos seguirlo, aunque tengamos que sufrir o morir por Él. Que queremos que sea el Rey de nuestra vida, de nuestra familia, de nuestra patria y del mundo entero. Queremos que sea nuestro amigo en todos los momentos de nuestra vida.

Fotos del Evento:
Cortesía de Jesús Blanco (Junior),
y Ainak González.

Ofrecidas a Dios por nuestro hermano: Horacio González.

Foto Domingo de Ramos
Bendición de las palmas
en la plaza Rafael Arévalo González.

Foto Domingo de Ramos
La muchedumbre que seguía a Jesús
estaba formada por hombres, mujeres y niños;
cada uno con su nombre, su ocupación, sus cosas buenas y malas,
y con el mismo interés de seguir a Jesús.

Algunas de estas personas
habían estado presentes en los milagros de Jesús
y habían escuchado sus parábolas.

Esto los llevó a alabarlo con palmas en las manos
cuando entró en Jerusalén.

Foto Domingo de Ramos
Bendición de las palmas
en la plaza Rafael Arévalo González.

Foto Domingo de Ramos
En este día, los habitantes de Río Chico se concentraron
en la plaza Rafael Arévalo González a la 7:30 a.m.
para recibir la Bendición de las palmas. Luego,
se trasladaron en procesión hasta el Santuario,
donde se realizó la Eucaristía.

Foto Domingo de Ramos
Bendición de las palmas en la plaza Rafael Arévalo González.
El acto litúrgico fue presidido por el párroco Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Bendición de las palmas en la plaza Rafael Arévalo González.
El acto litúrgico fue presidido por el párroco Clemente Medina.

“¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
¡Hosanna en las alturas!”.

(Hosanna significa “¡viva!”).

Foto Domingo de Ramos
Bendición de las palmas
en la plaza Rafael Arévalo González.

Foto Domingo de Ramos
Bendición de las palmas en la plaza Rafael Arévalo González.
El acto litúrgico fue presidido por el párroco Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

El uso del agua bendita
debemos relacionarla con el agua del bautismo,
puerta de toda la religión cristiana
y también de la vida eterna.
Recibir el bautismo es entrar
en comunión de destino con Cristo.

“porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo,
de Cristo os habéis revestido” (Gál 3, 27),

y es por ello,
hacerse miembro vivo de su Cuerpo,
que es la Iglesia

“porque en un solo Espíritu hemos sido bautizados todos
para formar un solo cuerpo” (1 Cor 12, 13).

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Oración para poner las palmas benditas en el hogar

Bendice, Señor, nuestro hogar.
Que tu Hijo Jesús y la Virgen María reinen en él.
Por tu misericordia danos paz, amor y respeto,
para que respetándonos y amándonos
los sepamos honrar en nuestra vida familiar;
sé, tú, el Rey en nuestro hogar.

Amén.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Guevara.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Guevara.

Jesús y sus discípulos
se dirigieron hacia Jerusalén, al llegar a Betfagé,
un lugar cercano a la ciudad, al pie del Monte de los Olivos,
Jesús envió a dos de sus discípulos a Jerusalén. Les dijo:
“Verán a un burro atado en la puerta de una casa.
Desátenlo y tráiganmelo. Si alguien intenta impedírselos,
díganle que el Señor lo necesita y los dejarán ir en paz”.

Los discípulos hicieron lo que Jesús les había dicho
y, efectivamente, encontraron un asno con su burrito.
Lo desataron, colocaron unos mantos sobre él
a manera de silla de montar y se lo llevaron a Jesús.
Ningún hombre lo había montado aún, pero éste
se mostró dócil y obediente con Jesús.
De este modo se dirigió hacia Jerusalén
a lomo de un asno.

Foto Domingo de Ramos
La muchedumbre que seguía a Jesús
estaba formada por hombres, mujeres y niños;
cada uno con su nombre, su ocupación, sus cosas buenas y malas,
y con el mismo interés de seguir a Jesús.

Algunas de estas personas
habían estado presentes en los milagros de Jesús
y habían escuchado sus parábolas.

Esto los llevó a alabarlo con palmas en las manos
cuando entró en Jerusalén.

Foto Domingo de Ramos
Niña con la palma bendita.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Guevara.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Guevara.

Es importante
no hacer de esta costumbre una superstición,
pensando que por tener nuestra palma
no van a entrar ladrones a nuestros hogares,
y que nos vamos a librar de la mala suerte.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Guevara con Comercio.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Guevara con Comercio.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Guevara con Comercio.

Foto Domingo de Ramos
Jesús y sus discípulos
se dirigieron hacia Jerusalén, al llegar a Betfagé,
un lugar cercano a la ciudad, al pie del Monte de los Olivos,
Jesús envió a dos de sus discípulos a Jerusalén. Les dijo:
“Verán a un burro atado en la puerta de una casa.
Desátenlo y tráiganmelo. Si alguien intenta impedírselos,
díganle que el Señor lo necesita y los dejarán ir en paz”.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Comercio.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Comercio.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Comercio con las Mercedes.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle Comercio con las Mercedes.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle las Mercedes.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle las Mercedes.

Foto Domingo de Ramos
Procesión con las palmas por la calle las Mercedes.

Foto Domingo de Ramos
Llegada de la procesión a la plaza Bolívar.

Foto Domingo de Ramos
Llegada de la procesión a la plaza Bolívar.

Foto Domingo de Ramos
Llegada de la procesión a la plaza Bolívar.

Foto Domingo de Ramos
Llegada de la procesión al Santuario donde se celebró la Eucaristía.

Foto Domingo de Ramos
Entrada al Santuario y procesión al altar.

Podemos asemejar este momento
con el instante en que Jesús entró a la ciudad de Jerusalén,
la ciudad más importante y la capital de su nación;
mucha gente, niños y adultos, lo acompañaron y recibieron como a un Rey
con palmas y ramos gritándole: “hosanna” que significa “Viva”.

La gente de la ciudad preguntaba: ¿quién es éste?

y les respondían: “Es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea”.

Esta fue su entrada triunfal.

Mientras esto sucedía,
los sacerdotes judíos buscaban pretextos para meterlo en la cárcel,
pues les dio miedo al ver cómo la gente lo amaba cada vez más
y cómo lo habían aclamado al entrar a Jerusalén.

Foto Domingo de Ramos
Entrada al Santuario y procesión al altar.

Foto Domingo de Ramos
Jóvenes ofrecen un acto con cantos y danzas a los presentes.

Foto Domingo de Ramos
Feligreses alzan sus palmas.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

El uso del agua bendita
debemos relacionarla con el agua del bautismo,
puerta de toda la religión cristiana
y también de la vida eterna.
Recibir el bautismo es entrar
en comunión de destino con Cristo.

“porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo,
de Cristo os habéis revestido” (Gál 3, 27),

y es por ello,
hacerse miembro vivo de su Cuerpo,
que es la Iglesia

“porque en un solo Espíritu hemos sido bautizados todos
para formar un solo cuerpo” (1 Cor 12, 13).

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Foto Domingo de Ramos
Feligreses alzan sus palmas.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Foto Domingo de Ramos
Aspersión con agua bendita.

Foto Domingo de Ramos
La coral “San Judas Tadeo” del Santuario,
participa con sus cantos en el Domingo de Ramos.

Foto Domingo de Ramos
Eucaristía del Domingo de Ramos,
presidida por el presbítero Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Primera Lectura.
Lectura del Profeta Isaías (Is 50, 4-7).
Janet Caraballo.
Coral San Judas Tadeo.

Foto Domingo de Ramos
Salmo Responsorial (21,8-9.17-18a.19-20.23-24).
María Inés Arteaga.
Coral San Judas Tadeo.

R. Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado?

Foto Domingo de Ramos
Segunda Lectura.
Lectura de la carta del apóstol
san Pablo a los Filipenses (Fil 2, 6-11).
Nilda Párica.
Coral San Judas Tadeo.

Foto Domingo de Ramos
Pasión del Señor según San Marcos (15,1-39).
Andreina Pérez.
Coral San Judas Tadeo.

Foto Domingo de Ramos
Pasión del Señor según San Marcos (15,1-39).
Ernesto Gomes.
Grupo Apost. Consejo Económico.

Foto Domingo de Ramos
Pasión del Señor según San Marcos (15,1-39).
Presbítero Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Pasión del Señor según San Marcos (15,1-39).

Foto Domingo de Ramos
Feligresía presente en el Santuario durante la pasión del Señor.

Foto Domingo de Ramos
Feligresía presente en el Santuario.

Foto Domingo de Ramos
Feligresía presente en el Santuario durante la pasión del Señor.

Foto Domingo de Ramos
Homilía del sacerdote Clemente Medina,
párroco de Río Chico.

Foto Domingo de Ramos
Homilía.

Foto Domingo de Ramos
Oración de los Fieles.
Ernesto Gomes.
Grupo Apost. Consejo Económico.

Foto Domingo de Ramos
Feligreses presentes en el Santuario durante la Misa del Domingo de Ramos.

Foto Domingo de Ramos
Eucaristía del Domingo de Ramos,
presidida por el presbítero Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Plegaria Eucarística.

Foto Domingo de Ramos
Plegaria Eucarística.
Párroco Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Oración del Señor.

Foto Domingo de Ramos
Oración del Señor.

Foto Domingo de Ramos
Oración del Señor.

Foto Domingo de Ramos
Eucaristía del Domingo de Ramos,
presidida por el presbítero Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Abrazo de Paz.

Foto Domingo de Ramos
Abrazo de Paz.

Foto Domingo de Ramos
Eucaristía del Domingo de Ramos,
presidida por el presbítero Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Instancia de la Comunión.

Foto Domingo de Ramos
Instancia de la Comunión.

Foto Domingo de Ramos
Bendición Final a todos los feligreses.
Párroco Clemente Medina.

Foto Domingo de Ramos
Domingo de Ramos.

 

PRINCIPIO

 
info@santuariodelasmercedes.org