santuariodelasmercedes.org  
Portal Oficial, Parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes”, Río Chico
Diócesis de Guarenas
ESPECIALES DE INTERÉS
 
CIBERNAUTAS
DE CRISTO
 

Novena a la Divina Misericordia

Historia de la Novena a la Divina Misericordia

La novena de la Divina Misericordia va unida íntimamente con la Fiesta de la Divina Misericordia, que el Salvador quiere ver establecida en la Iglesia. Santa María Faustina escribe: “La novena de la Divina Misericordia, que el Salvador me ordenó escribir y que me recomendó hacer antes de la Fiesta de la Misericordia, empieza el Viernes Santo”. El Señor me dijo: “Yo deseo que tú lleves muchas almas a la fuente de mi Misericordia durante estos nueve días, para que saquen de ella fuerza, consuelo y las gracias que necesiten durante su vida y, especialmente, en la hora de la muerte. Cada día me traerás un nuevo grupo de almas y lo sumergirás en el mar de mi Misericordia. Esto lo harás en esta vida y en la vida futura… Cada día implorarás a mi Padre, por mi Pasión amarga, gracias por las almas”. Observemos estas palabras del Salvador: “Lo harás en la vida futura”. Es claro que el Señor desea que Santa María Faustina sea la intercesora ante la Divina Misericordia, no solamente en esta vida, sino también en el cielo. Él ha prometido que su mediación en el cielo tendrá eficacia extraordinaria.

La novena de la Misericordia se puede rezar en cualquier tiempo; pero el deseo de nuestro Señor es que se haga especialmente en preparación para la fiesta de la Misericordia del Viernes Santo hasta el primer domingo después de la Pascua Florida.

Santa María Faustina escribe: “Jesús me dijo que hiciera la novena antes de la Fiesta de la Divina Misericordia, y hoy, Viernes Santo, empezaré a hacerla por la conversión de todo el mundo, para que toda la humanidad conozca la Divina Misericordia y todas las almas alaben su bondad”.

Novena a la Divina Misericordia

Rezar a continuación la oración del día que corresponda:

DÍAS: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9

Paisaje de Jesús de la Misericordia

DÍA PRIMEROSubir
(Viernes Santo)

Hoy, tráeme a toda la humanidad y especialmente a todos los pecadores, y sumérgelos en el mar de mi Misericordia. De esta forma, me consolarás de la amarga tristeza en que me sume la pérdida de las almas.

Jesús tan misericordioso, cuya naturaleza es la de tener compasión de nosotros y de perdonarnos, no mires nuestros pecados, sino la confianza que depositamos en tu bondad infinita. Acógenos en la morada de tu muy compasivo Corazón y nunca nos dejes escapar de Él. Te lo suplicamos por tu amor que te une al Padre y al Espíritu Santo.

Padre Eterno, mira con Misericordia a toda la humanidad y especialmente a los pobres pecadores que están encerrados en el Corazón de Jesús lleno de compasión, y por su dolorosa pasión muéstranos tu Misericordia para que alabemos su omnipotencia por los siglos de los siglos. Amén.

DÍA SEGUNDOSubir
(Sábado Santo)

Hoy, tráeme a las almas de los sacerdotes y los Religiosos, y sumérgelas en mi Misericordia insondable. Fueron ellas las que me dieron fortaleza para soportar mi amarga pasión. A través de ellas, como a través de canales, mi Misericordia fluye hacia la humanidad.

Jesús misericordiosísimo, de quien procede todo bien, aumenta tu gracia en nosotros para que realicemos dignas obras de Misericordia, de manera que todos aquellos que nos vean, glorifiquen al Padre de Misericordia que está en el cielo.

Padre eterno, mira con Misericordia al grupo elegido de tu viña, a las almas de los sacerdotes y a las almas de los Religiosos; otórgales el poder de tu bendición. Por el amor del Corazón de tu Hijo, en el cual están encerradas, concédeles el poder de tu luz para que puedan guiar a otros en el camino de la salvación, y a una sola voz canten alabanzas a tu Misericordia sin límite por los siglos de los siglos. Amén.

DÍA TERCEROSubir
(Domingo de Resurrección)

Hoy, tráeme a todas las almas devotas y fieles, y sumérgelas en el mar de mi Misericordia. Estas almas me consolaron a lo largo del Vía Crucis. Fueron una gota de consuelo en medio de un mar de amargura.

Jesús infinitamente compasivo, que desde el tesoro de tu Misericordia les concedas a todos tus gracias en gran abundancia, acógenos en la morada de tu clementísimo Corazón y nunca nos dejes escapar de Él. Te lo suplicamos por el inconcebible amor Tuyo con que tu Corazón arde por el Padre Celestial.

Padre Eterno, mira con Misericordia a las almas fieles como herencia de tu Hijo y por su dolorosa Pasión, concédeles tu bendición y rodéalas con tu protección constante para que no pierdan el amor y el tesoro de la santa fe, sino que con toda la legión de los ángeles y los santos, glorifiquen tu infinita Misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

DÍA CUARTOSubir
(Lunes)

Hoy, tráeme a aquellos que no creen en Dios y aquellos que todavía no me conocen. También pensaba en ellos durante mi amarga Pasión y su futuro celo consoló mi Corazón. Sumérgelos en el mar de mi Misericordia.

Jesús compasivísimo, que eres la luz del mundo entero. Acoge en la morada de tu piadosísimo Corazón a las almas de los paganos que todavía no te conocen. Que los rayos de tu gracia las iluminen para que también ellas unidas a nosotros, ensalcen tu Misericordia admirable y no las dejes salir de la morada de tu compasivísimo Corazón.

Padre eterno, mira con Misericordia a las almas de aquellos que no creen en Dios y de los que todavía no te conocen, pero que están encerrados en el muy compasivo Corazón de Jesús. Atráelas hacia la luz del evangelio. Estas almas desconocen la gran felicidad que es amarte. Concédeles que también ellas ensalcen la generosidad de tu Misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

DÍA QUINTOSubir
(Martes)

Hoy, tráeme a las almas de los hermanos que se han separado de mi Iglesia, y sumérgelas en el mar de mi Misericordia. Durante mi amarga Pasión, desgarraron mi cuerpo y mi Corazón, es decir, mi Iglesia. Según regresan a la Iglesia, mis llagas cicatrizan y, de este modo, alivian mi Pasión.

Jesús sumamente misericordioso, que eres la bondad misma, tú no niegas la luz a quienes te la piden. Acoge en la morada de tu muy compasivo Corazón a las almas de los herejes y las almas de los cismáticos y llévalas con tu luz a la unidad con la Iglesia; no las dejes alejarse de la morada de tu compasivísimo Corazón, sino haz que también ellas glorifiquen la generosidad de tu Misericordia.

Padre eterno, mira con Misericordia a las almas de los hermanos separados que han malgastado tus bendiciones y han abusado de tus gracias por persistir obstinadamente en sus errores. No mires sus errores, sino el amor de tu Hijo y su amarga Pasión que sufrió por ellos, ya que también ellos están acogidos en el sumamente compasivo Corazón de Jesús. Haz que también ellos glorifiquen tu gran Misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

DÍA SEXTOSubir
(miércoles)

Hoy, tráeme a las almas mansas y humildes y a las almas de los niños pequeños, y sumérgelas en mi Misericordia. Éstas son las almas más semejantes a mi Corazón. Ellas me fortalecieron durante mi amarga agonía. Las veía como ángeles terrestres que velarían al pie de mis altares. Sobre ellas derramo torrentes enteros de gracias. Solamente el alma humilde es capaz de recibir mi gracia; concedo mi Confianza a las almas humildes.

Jesús tan misericordioso, tú mismo has dicho: Aprendan de mí que soy manso y humilde de Corazón. Acoge en la morada de tu compasivísimo Corazón a las almas mansas y humildes y a las almas de los niños pequeños. Estas almas llevan a todo el cielo al éxtasis y son las preferidas del Padre Celestial. Son un ramillete perfumado ante el trono de Dios, de cuyo perfume se deleita Dios mismo. Estas almas tienen una morada permanente en tu compasivísimo Corazón y cantan sin cesar un himno de amor y Misericordia por la eternidad.

Padre eterno, mira con Misericordia a las almas mansas y humildes y a las almas de los niños pequeños que están encerradas en el compasivísimo Corazón de Jesús. Estas almas son las más semejantes a tu Hijo. su fragancia asciende desde la tierra y alcanza tu trono. Padre de Misericordia y de toda bondad, te suplico por el amor que tienes por estas almas y el gozo que te proporcionan, bendice al mundo entero para que todas las almas canten juntas las alabanzas de tu Misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

DÍA SÉPTIMOSubir
(Jueves)

Hoy, tráeme a las almas que veneran y glorifican mi Misericordia de modo especial, y sumérgelas en mi Misericordia. Estas almas son las que más lamentaron mi Pasión y penetraron más profundamente en mi Espíritu. Ellas son un reflejo viviente de mi Corazón compasivo. Estas almas resplandecerán con una luz especial en la vida futura. Ninguna de ellas irá al fuego del infierno. Defenderé de modo especial a cada una en la hora de la muerte.

Jesús misericordiosísimo, cuyo Corazón es el amor mismo, acoge en la morada de tu compasivísimo Corazón a las almas que veneran y ensalzan de modo particular la grandeza de tu Misericordia. Estas almas son fuertes con el poder de Dios mismo. En medio de toda clase de aflicciones y adversidades siguen adelante confiadas en tu Misericordia y unidas a ti, cargan sobre sus hombros a toda la humanidad. Estas almas no serán juzgadas severamente, sino que tu Misericordia las protegerá en la hora de la muerte.

Padre eterno, mira con Misericordia a aquellas almas que glorifican y veneran tu mayor atributo, es decir, tu Misericordia insondable y que están encerradas en el compasivísimo Corazón de Jesús. Estas almas son un evangelio viviente, sus manos están llenas de obras de Misericordia y sus corazones, desbordantes de gozo, te cantan, oh Altísimo, un cántico de Misericordia. te suplico, oh Dios, muéstrales tu Misericordia según la esperanza y la confianza que han puesto en ti. Que se cumpla en ellas la promesa de Jesús quien les dijo: “A las almas que veneren esta infinita Misericordia Mía, yo mismo las defenderé como mi gloria durante sus vidas y especialmente en la hora de la muerte”.

DÍA OCTAVOSubir
(Viernes)

Hoy, tráeme a las almas que están detenidas en el purgatorio, y sumérgelas en el abismo de mi Misericordia. Que los torrentes de mi sangre refresquen el ardor del purgatorio. Todas estas almas son muy amadas por Mí. Ellas cumplen con el justo castigo que se debe a mi justicia. Está en tu poder llevarles el alivio. Haz uso de todas las indulgencias del tesoro de mi Iglesia y ofrécelas en su nombre… Oh, si conocieras los tormentos que ellas sufren ofrecerías continuamente por ellas las limosnas del espíritu y saldarías las deudas que tienen con mi justicia.

Jesús misericordiosísimo, tú mismo has dicho que deseas la Misericordia; heme aquí que llevo a la morada de tu muy compasivo Corazón a las almas del purgatorio, almas que te son muy queridas, pero que deben pagar su culpa adecuada a tu justicia. Que los torrentes de Sangre y Agua que brotaron de tu Corazón, apaguen el fuego del purgatorio para que también allí sea glorificado el poder de tu Misericordia.

Padre eterno, mira con Misericordia a las almas que sufren en el purgatorio y que están encerradas en el compasivísimo Corazón de Jesús. Te suplico por la dolorosa Pasión de Jesús, tu Hijo, y por toda la amargura con la cual su sacratísima alma fue inundada, muestra tu Misericordia a las almas que están bajo tu justo escrutinio. No las mires sino a través de las heridas de Jesús, tu amadísimo Hijo, ya que creemos que tu bondad y tu compasión no tienen límites. Amén.

DÍA NOVENOSubir
(Sábado)

Hoy, tráeme a las almas tibias, y sumérgelas en el abismo de mi Misericordia. Estas almas son las que más dolorosamente hieren mi Corazón. A causa de las almas tibias, mi alma experimentó la más intensa repugnancia en el Huerto de los Olivos. A causa de ellas dije: “Padre, aleja de mí este cáliz, si es tu voluntad. Para ellas, la última tabla de salvación consiste en recurrir a mi Misericordia”.

Jesús piadosísimo, que eres la compasión misma, te traigo a las almas tibias a la morada de tu piadosísimo Corazón. Que estas almas heladas que se parecen a cadáveres y te llenan de gran repugnancia se calienten con el fuego de tu amor puro. Oh Jesús compasivísimo, ejercita la omnipotencia de tu Misericordia y atráelas al mismo ardor de tu amor y concédeles el amor santo, porque tú lo puedes todo.

Padre eterno, mira con Misericordia a las almas tibias que, sin embargo, están acogidas en el piadosísimo Corazón de Jesús. Padre de la Misericordia, te suplico por la amarga Pasión de tu Hijo y por su agonía de tres horas en la cruz, permite que también ellas glorifiquen el abismo de tu Misericordia. Amén. (Diario, 1209-1229).

------------------------------------

“Deseo que el primer domingo después de Pascua Florida sea una Fiesta de mi Divina Misericordia. Cualquiera que reciba el sacramento de mi Amor (Confesión y Comunión) en ese día obtendrá completo perdón de todas sus faltas y castigos. La humanidad no encontrará paz hasta que se vuelva con confianza a mi Divina Misericordia. Vengo ahora como Rey de Misericordia, antes de venir como Justo Juez, para que no haya ninguno que pueda excusarse en el día del Juicio, poco a poco se va acercando”.

Una promesa especial de Misericordia

La promesa de nuestro Señor de conceder el perdón total de los pecados y los castigos en la Fiesta de la Misericordia está documentada tres veces en el Diario de Santa Faustina.

Cada referencia es un poco distinta:

“Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión
y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de mi Misericordia”.
(Diario, 1109)

“Quien se acerque ese día a la fuente de vida,
recibirá el perdón total de las culpas y penas”.
(Diario, 300)

“El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión
obtendrá el perdón total de las culpas y penas”.
(Diario, 699)

 
JESÚS DE LA MISERICORDIA
     Novena a la Divina Misericordia
     Reflexión
 

PRINCIPIO

 
info@santuariodelasmercedes.org