santuariodelasmercedes.org  
Portal Oficial, Parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes”, Río Chico
Diócesis de Guarenas
ESPECIALES DE INTERÉS
 
CIBERNAUTAS
DE CRISTO
 
 

Óscar Arnulfo Romero

TEMAS DE INTERÉS

Óscar Arnulfo Romero - Río Chico

Monseñor Romero nació el 15 de agosto de 1917 en la ciudad de Barrios – San Salvador. Fue un sacerdote católico salvadoreño y el cuarto arzobispo metropolitano de San Salvador (1977-1980), célebre por su prédica en defensa de los derechos humanos y por haber muerto asesinado durante la celebración de la Misa el 24 de marzo de 1980.

MONSEÑOR ÓSCAR ARNULFO ROMERO Y GALDÁMEZ

Tomado del Portal Web “Beato Romero”
http://beatificacionromero.org/

Óscar Arnulfo Romero

Infancia

Monseñor Óscar Arnulfo Romero nació en la ciudad Barrios – San Salvador, el 15 de agosto de 1917, en el seno de una familia humilde y modesta. Su padre era empleado de correos y telegrafista; su madre se ocupaba de las tareas domésticas.

En el transcurso de su infancia, al terminar sus estudios básicos, se dedicó al aprendizaje de carpintería y a la música.

A los trece años de edad, recibió su llamada al servicio de Dios, en ocasión de una ordenación sacerdotal a la que asistió, Óscar sintió el llamado, y le manifestó sus grandes deseos de entregar su vida a Dios al recién ordenado sacerdote.

Ingresó al ‘Seminario Menor de San Miguel’, y a pesar de las contrariedades económicas que pasaba la familia para mantenerlo en el seminario, Óscar Arnulfo Romero avanzó en su idea de entregar su vida al servicio de Dios y del pueblo.

Sacerdocio

Estudió con los padres Claretianos en el Seminario Menor de San Miguel desde 1931, y posteriormente con los padres Jesuitas en el Seminario San José de la Montaña hasta 1937.

En el tiempo que estalló la II Guerra Mundial, fue elegido para ir a estudiar a Roma y completar su formación sacerdotal en la Universidad Gregoriana. Su elección se debió a la integridad espiritual e inteligencia académica manifestada en el seminario.

Fue ordenado sacerdote a la edad de 25 años en Roma, el 4 de abril de 1942. Continuó con sus estudios en Roma para completar su tesis de teología sobre los temas de ascética y mística. Debido a la guerra, tuvo que regresar a El Salvador y abandonar la tesis que estaba a punto de concluir.

Regresó al país en agosto de 1943, su primera parroquia fue Anamorós en el departamento de La Unión. Un tiempo después, fue llamado a San Miguel donde realizó su labor pastoral durante veinte años.

Óscar Arnulfo Romero

El padre Romero era un sacerdote sumamente caritativo y entregado. No aceptaba obsequios para su vida personal. Un ejemplo de ello fue la cómoda cama que un grupo de señoras le regaló en una ocasión, la cual regaló y continuó ocupando la sencilla cama que tenía.

Debido a su amplia labor sacerdotal, fue elegido secretario de la ‘Conferencia Episcopal de El Salvador’, y ocupó el mismo cargo en el ‘Secretariado Episcopal de América Central’.

Óscar Arnulfo Romero

Episcopado

El 25 de abril de 1970, la Iglesia lo llamó a permanecer en su camino pastoral, elevándolo al ministerio episcopal como: ‘Obispo Auxiliar’ de Mons. Arturo Rivera Damas en San Salvador; cargo que tenía el ilustre Mons. Luís Chávez y González. Con ellos compartiría su desafío pastoral, y en el día de su ordenación episcopal dejaba claro el lema de toda su vida: “Sentir con la Iglesia”.

Esos años como ‘Auxiliar’ fueron muy difíciles para Monseñor Romero. No se adaptaba a algunas líneas pastorales que se impulsaban en la Arquidiócesis, y además, le deslumbraba el difícil ambiente que se respiraba en la capital.

Fue nombrado director del semanario Orientación; dándole al periódico un giro notablemente clerical. Este “giro” le fue muy criticado por algunos sectores dentro de la misma Iglesia, considerándolo un “periódico sin opinión”.

Óscar Arnulfo Romero
Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Sencillo y admirado

Tomado del Portal Web “Tele Tica”
http://teletica.com/

Muchos salvadoreños lo recuerdan como un hombre sencillo, que disfrutaba de fotografiar escenas de la vida cotidiana. “Era sencillo, le gustaba el contacto directo con la gente. Me dolió su muerte pues es de los pocos que he conocido que vivió íntegramente el evangelio”, recuerda el artesano de la madera Fernando Llort, quien conoció personalmente a Monseñor Romero.

Llort recuerda que Romero visitó varias veces su taller en la ciudad de La Palma, 86 km al norte de San Salvador, y en una ocasión le pidió que le hiciera un báculo para usar en las Misas.

Otros que quizás no lo conocieron en vida visitan a diario la cripta de Romero, en el sótano de la Catedral, donde fieles se arrodillan, depositan flores, prenden velas y le rezan para pedir mejores tiempos en el país. Uno de tales visitantes, Don Guadalupe Navarro, un albañil de 77 años devoto del pastor rememoró: “el día que lo mataron lloré, perdíamos la esperanza de cambios en el país, pero hoy vemos una luz, y esa luz es nuestro san Romero, nunca van a callar la voz de un santo”.

Óscar Arnulfo Romero

Hoy, la imagen de Romero se multiplica en estatuas, murales, camisas, llaveros, y tazas con su rostro que se venden en las calles. Ante su tumba han desfilado personalidades como el fallecido Papa Juan Pablo II en 1983. Años después, en 2011, lo visitó Barack Obama. Una comisión de la verdad creada por la ONU, culpó al fallecido mayor del ejército Roberto D'Aubuisson, fundador de la entonces gobernante ‘Alianza Republicana Nacionalista’, de derecha, de ser el responsable de “organizar y supervisar” el asesinato.

La causa para canonizar a Romero se abrió en la Iglesia Católica local en 1994 y en Roma en 1997. En abril de 2013, el Papa Francisco desbloqueó el proceso y el 3 de febrero de 2015 firmó el decreto que reconoce a Romero como “Mártir de la Iglesia”.

Video de Monseñor Romero
“La Voz de los sin Voz”.

El Asesinato de Monseñor Romero

Tomado del Portal Web “Agencia Venezolana de Noticias”
Escrito por: Saymary Silva
http://http://www.avn.info.ve/

Asesinato de Óscar Arnulfo Romero

Ya a finales de 1979, Monseñor Romero sabía el inminente peligro que acechaba contra su vida, y en muchas ocasiones hizo referencia de ello consciente del temor humano, pero más consciente del temor a Dios, al no obedecer la voz que suplicaba interceder por aquellos que no tenían nada más que su fe en Dios: los pobres.

Asesinato de Óscar Arnulfo Romero

El lunes 24 de marzo de 1980, mientras el arzobispo Óscar Arnulfo Romero oficiaba una Misa en el Hospital Divina Providencia de San Salvador, fue asesinado por una bala fulminante directo al corazón.

Su asesino fue enviado por un comando de extrema derecha de la Fuerza Armada de El Salvador, quienes habían seleccionado ésa acción como la mejor forma de doblegar al pueblo salvadoreño. Lo que sus homicidas no sabían era que estaban encendiendo la mecha de las luchas sociales en el país centroamericano, personificadas en un hombre que, más tarde, sería reconocido por el pueblo como el mártir de los sin voz.

Alrededor de las seis de la tarde de aquél lunes 24 de marzo, un Volkswagen Passat rojo se detuvo frente a la capilla del centro hospitalario de Carmelitas donde vivía Romero. Justo al terminar la comunión, se escuchó un disparo proveniente del auto y, tras él, los gritos de las monjas y los feligreses que presenciaban la ceremonia.

Luego, en el sepelio del sacerdote, al que asistieron miles de personas, disparos de procedencia imprecisa y atentados terroristas con explosivos dejaron decenas de muertes y cientos de heridos, lo que terminó por desatar la indignación del pueblo.

Asesinato de Óscar Arnulfo Romero

Asesinato de Óscar Arnulfo Romero

Hablar del Monseñor Romero, es referirse a una de las épocas más crudas en cuanto a represión ocurridas en San Salvador. Su asesinato marcó la explosión de una guerra entre el pueblo oprimido y las fuerzas de seguridad de la dictadura, mejor conocidas como ‘Escuadrones de la Muerte’, grupos conformados por militares y civiles fascistas financiados por Estados Unidos.

De acuerdo con datos de la Iglesia, sólo entre enero y marzo de 1980, los comandos de la muerte habían acabado con la vida de 1000 campesinos y agricultores salvadoreños, quienes luchaban en defensa de una reforma agraria y en contra de las injusticias que sufrían.

El domingo antes de su muerte, en su homilía llamada “La Iglesia, un servicio de liberación personal, comunitaria y trascendente”, Romero hizo un llamado que quedaría para la historia.

“En nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios, ¡Cese la represión!”, exclamó dirigiéndose a los soldados que asesinaban a sus propios hermanos bajo órdenes del líder anticomunista Roberto D'Aubuisson.

También, el 22 de enero escribió en su diario que se había abierto fuego contra una gran manifestación pacífica de organizaciones de izquierda, matando a mucha gente. Sólo de las escaleras de la catedral se recogieron once cuerpos.

El gobierno dijo a Romero que ellos no eran responsables, pero él escribió: “Muchas voces de testigos señalaban que los guardias que estaban en el balcón del Palacio Nacional habían tiroteado a la muchedumbre”, reseña el Portal Web de los Comités Óscar Romero.

En su consecuente lucha en contra de los abusos sufridos por el pueblo salvadoreño, meses antes del deceso, escribió una carta al entonces presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, exigiendo que cesara de dar apoyo militar a los ‘Escuadrones de la Muerte’.

No en vano, el pasado 3 de marzo de 2015, el Papa Francisco aprobó el decreto que reconoce el martirio del arzobispo de San Salvador, en odium fidei, es decir, que fue asesinado por odio a la fe, por lo que fue beatificado el 23 de mayo sin la necesidad de un milagro.

Óscar Arnulfo Romero
Monseñor Óscar Arnulfo Romero,
Beatificado el 24 de mayo de 2015.

Beatificación de Óscar Arnulfo Romero

Beatificación de Monseñor Romero

Tomado del Portal Web “Tele Sur”
http://http://www.telesurtv.net/news/

Los devotos, junto a cardenales, obispos, sacerdotes y jefes de Estado, participaron en la beatificación del mártir.

Miles de salvadoreños se congregaron el sábado 24 de mayo en la plaza del Divino Salvador del Mundo, en la capital del país centroamericano El Salvador, para presenciar el acto de beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, recordado como “La Voz de los sin Voz”.

El acto inició con la procesión de entrada de la Eucaristía donde se beatificó a Monseñor Romero. El coro cantó “Alrededor de tu mesa venimos a recordar, que tu palabra es camino, tu cuerpo fraternidad”, según la cuenta en Twitter: @MonsRomeroBeato.

En 2013 el proceso realmente fue acelerado, gracias al Papa Francisco, quien este año aprobó el decreto que reconoce el “martirio” de Monseñor Romero “in odium fidei”, es decir, que fue asesinado por “odio a la fe”.

El “martirio” es decisivo para su beatificación, porque de esta forma no es necesario reconocer un milagro. Tras este paso, se podrá continuar el proceso hacia la canonización.

El siguiente paso es
La Canonización

El proceso para la canonización de Monseñor Romero inició el 24 de marzo de 1990, cuando se introdujo la causa por todas las circunstancias mártires que tuvo su vida y muerte, pero la solicitud formal fue presentada el 12 de mayo de 1994.

Tras concluir su fase diocesana en noviembre de 1996, un año después la Santa Sede aceptó la causa como válida, pero después quedó estancada, y no fue hasta 2005 cuando la ‘Congregación para la Causa de los Santos’ dio el visto bueno para que continuase el proceso.

Beatificación de Óscar Arnulfo Romero

En el 2013 el proceso realmente fue acelerado, gracias al Papa Francisco, quien este año aprobó el decreto que reconoce el “martirio” de Monseñor Romero “in odium fidei”, es decir, que fue asesinado por “odio a la fe”.

El “martirio” es decisivo para su beatificación, porque de esta forma no es necesario reconocer un milagro. Tras este paso, se podrá continuar el proceso hacia la canonización.

Óscar Arnulfo Romero - Río Chico

Biografía de Monseñor Romero

Tomado del Portal Web “Beato Romero”
http://beatificacionromero.org/

1974 - 1977

Luego de muchos conflictos en la Arquidiócesis, la Diócesis de Santiago de María fue su nuevo camino. El 15 de octubre de 1974 fue nombrado obispo de esa Diócesis y el 14 de diciembre tomó posesión de la misma. Monseñor Romero se hizo cargo de la Diócesis más joven de El Salvador en ese tiempo.

En junio de 1975 se produjo el suceso de “Las Tres Calles”, donde un grupo de campesinos que regresaban de un acto litúrgico fue asesinado sin compasión alguna, incluso a criaturas inocentes.

El informe oficial hablaba de supuestos subversivos que estaban armados, las armas no eran más que las biblias que los campesinos portaban bajos sus brazos. En ese momento, los sacerdotes de la Diócesis, sobre todos los jóvenes, pidieron a Monseñor Romero que hiciera una denuncia pública sobre el hecho y que acusara a las autoridades militares del siniestro.

En medio de ese ambiente de injusticia, violencia y temor, Monseñor Romero, a sus 59 años, fue nombrado arzobispo de San Salvador el 3 de febrero de 1977. Tomó posesión el 22 del mismo mes, en una ceremonia muy sencilla.

El 12 de marzo de 1977, se dio la triste noticia del asesinato del padre Rutilio Grande, un sacerdote comprometido con la fe de su pueblo. Fue un buen amigo para Monseñor Romero y su muerte le dolió mucho: “un mártir dio vida a otro mártir”.

En el transcurso de su ministerio arzobispal, Monseñor Romero se convirtió en un implacable protector de la dignidad de los seres humanos, sobre todo de los más desafortunados, esto lo llevaba a emprender una actitud de denuncia contra la violencia y sobre todo a enfrentar cara a cara a los regímenes del mal.

Sus homilías se convirtieron en una cita obligatoria de todo el país cada domingo. Desde el púlpito iluminaba a la luz del evangelio los acontecimientos del país y ofrecía rayos de esperanza.

Los primeros conflictos de Monseñor Romero surgieron a raíz de las marcadas oposiciones que su pastoral encontraba en los sectores económicamente poderosos del país, y unido a ellos, toda la estructura gubernamental que alimentaba esa institucionalidad de la violencia en la sociedad salvadoreña, sumado a ello, el descontento de las nacientes organizaciones político-militares de izquierda, quienes fueron duramente criticados por Monseñor Romero en varias ocasiones por sus actitudes de idolatría, y su empeño en conducir al país hacia una revolución.

A raíz de su actitud de denuncia, Monseñor Romero comenzó a sufrir una campaña extremadamente agobiante contra su ministerio arzobispal, su opción pastoral y su personalidad misma, cotidianamente eran publicados en los periódicos más importantes, editoriales, campos pagados, anónimos, etc., donde se insultaba, calumniaba y más seriamente se amenazaba la integridad física de Monseñor Romero. La “Iglesia Perseguida en El Salvador” se convirtió en signo de vida y martirio en el pueblo de Dios.

Óscar Arnulfo Romero

1978 - 1980

Este calvario que recorría la Iglesia ya había dejado rasgos en la misma, luego del asesinato del padre Rutilio Grande, sucedieron otros asesinatos más. Fueron asesinados los sacerdotes Alfonso Navarro y su amigo Luisito Torres, luego fue asesinado el padre Ernesto Barrera, posteriormente fue asesinado, en un centro de retiros, el padre Octavio Ortiz y cuatro jóvenes más. Por último fueron asesinados los padres Rafael Palacios y Alirio Napoleón Macias. La Iglesia sintió en carne propia el odio irascible de la violencia que se había desatado en el país.

Resultaba difícil entender, en el ambiente salvadoreño, que un hombre tan sencillo y tan tímido como Monseñor Romero se convirtiera en un “implacable” defensor de la dignidad humana, y que su imagen traspasara las fronteras nacionales por el hecho de ser: “Voz de los sin voz”.

Muchos de los sectores poderosos, algunos obispos y sacerdotes se encargaron de manchar su nombre, incluso llegando hasta los oídos de las autoridades de Roma. Monseñor Romero sufrió mucho esta situación, le dolía la indiferencia o la traición de alguna persona en contra de él. Ya a finales de 1979 Monseñor Romero sabía el inminente peligro que acechaba contra su vida, y en muchas ocasiones hizo referencia de ello consciente del temor humano, pero más consciente del temor a Dios a no obedecer la voz que suplicaba interceder por aquellos que no tenían nada más que su fe en Dios: los pobres.

Uno de los hechos que comprobó el inminente peligro que acechaba sobre la vida de Monseñor Romero fue el frustrado atentado dinamitero en la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, en febrero de 1980, el cual hubiera acabado con la vida de Monseñor Romero y de muchos fieles que se encontraban en el recinto de dicha Basílica.

El domingo 23 de marzo de 1980, Monseñor Romero pronunció su última homilía, la cual fue considerada por algunos como su sentencia de muerte debido a la dureza de su denuncia: “En nombre de Dios y de este pueblo sufrido… Les pido, les ruego, les ordeno en nombre de Dios, CESE LA REPRESIÓN”.

Ese 24 de marzo de 1980, Monseñor Oscar Arnulfo Romero Galdámez fue asesinado de un certero disparo, aproximadamente a las 6:25 p.m. mientras oficiaba la Eucaristía en la capilla del Hospital La Divina Providencia, exactamente al momento de preparar la mesa para recibir el Cuerpo de Jesús.

Fue enterrado el 30 de marzo, alrededor de 100 mil personas se hicieron presente en la plaza Cívica (frente a Catedral), para acompañar a Monseñor Romero. Los actos litúrgicos, se interrumpieron a causa de la detonación de una bomba, seguida de disparos y varias explosiones más. La reacción de la multitud fue de pánico, con la consecuente dispersión, atropellamiento, heridos y muertos. Monseñor Romero fue sepultado apresuradamente en una cripta en el interior de Catedral.

Tres años de fructífera labor arzobispal habían terminado, pero una eternidad de fe, fortaleza y confianza en un hombre bueno como lo fue Monseñor Romero habían comenzado, el símbolo de la unidad de los pobres y la defensa de la vida en medio de una situación de dolor había nacido.

Óscar Arnulfo Romero

Óscar Arnulfo Romero
Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

 

(Fuentes: - Internet, Beato Romero, www.beatificacionromero.org, 15/06/2015
- Internet, Tele Tica, www.teletica.com, 15/06/2015
- Internet, Agencia Venezolana de Noticias, www.avn.info.ve, 15/06/2015
- Internet, Tele Sur, www.telesurtv.net/news, 15/06/2015)

 

PRINCIPIO

 
info@santuariodelasmercedes.org