santuariodelasmercedes.org  
Portal Oficial, Parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes”, Río Chico
Diócesis de Guarenas
ESPECIALES DE INTERÉS
 
CIBERNAUTAS
DE CRISTO
 
 

Barrabás

TEMAS DE INTERÉS

Barrabás

Mateo 27, 16-26

Con ocasión de la Pascua, el gobernador tenía la costumbre de dejar en libertad a un condenado, a elección de la gente; de hecho, el pueblo tenía entonces un detenido famoso, llamado Barrabás. Cuando se juntó toda la gente, Pilato les dijo: «¿A quién quieren que deje libre, a Barrabás o a Jesús, llamado el Cristo?»

Porque sabía que le habían entregado a Jesús por envidia.

Mientras Pilato estaba en el tribunal, su mujer le mandó a decir: «No te metas con ese hombre porque es un santo, y anoche tuve un sueño horrible por causa de él».

Mientras tanto, los jefes de los sacerdotes y los jefes de los judíos persuadieron al gentío a que pidieran la libertad de Barrabás y la muerte de Jesús.

Cuando el gobernador volvió a preguntarles: «¿A cuál de los dos quieren que les suelte?», ellos contestaron: «A Barrabás».

Pilato les dijo: «¿Y qué hago con Jesús, llamado el Cristo?» Todos contestaron: «¡Crucifícalo!»

Pilato insistió: «¿Qué ha hecho de malo?» Pero ellos gritaban cada vez con más fuerza: «¡Que sea crucificado!»

Al darse cuenta Pilato de que no conseguía nada, sino que más bien aumentaba el alboroto, pidió agua y se lavó las manos delante del pueblo. Y les dijo: «Ustedes responderán por su sangre, yo no tengo la culpa». Y todo el pueblo contestó:

«¡Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!»

Entonces Pilato les soltó a Barrabás. Mandó azotar a Jesús y lo entregó a los que debían crucificarlo.

BARRABÁS

Tomado de Religión en Libertad
Escrito por: Luís Antequera
01 de marzo de 2015
http://www.religionenlibertad.com

¿Qué sabemos de Barrabás?

Barrabás es mencionado por su nombre hasta en cinco ocasiones en el evangelio de Mateo, tres en el de Marcos, una en el de Lucas y dos en el de Juan, lo que lo convierte en uno de esos personajes presente en los cuatro evangelios, algo que, por ejemplo, no puede decirse del mismísimo José, padre de Jesús, como ya hemos tenido ocasión de conocer. Once veces pues, bien que todas ellas se refieren a un episodio muy similar, pero como vamos a ver, no exactamente idéntico.

Barrabás

Los cuatro evangelistas coinciden
en que Barrabás fue un preso existente
en las mazmorras romanas:

  • “Tenían a la sazón un preso famoso, llamado Barrabás” (Mt 27, 16)
  • “Había uno, llamado Barrabás, que estaba encarcelado” (Mc 15, 7)
  • “Éste [Barrabás] había sido encarcelado” (Lc 23, 19)
  • En Juan se extrae del contexto de los versículos concernidos.

Barrabás

¿Qué había hecho Barrabás para hallarse en prisión?

Para Mateo es simplemente “un preso famoso” (Mt 27, 16), si bien no aclara por qué. Según Marcos “estaba encarcelado con aquellos sediciosos que en el motín habían cometido un asesinato” (Mc 15, 7), interesante descripción que abre la puerta a la no menos interesante hipótesis según la cual, incluso podría ser compañero de andanzas de los dos que son crucificados con Jesús. Para Lucas “había sido encarcelado por un motín que hubo en la ciudad y por asesinato” (Lc 23, 19). Juan nos dice que “era un salteador” (Jn 18, 40).

Barrabás es objeto de lo que podríamos definir como un “indulto express”, o mejor aún, un indulto “in extremis”. Indulto que según nos cuentan los evangelistas, era una tradición en las circunstancias geográfico-temporales en que se produce la ejecución de Jesús.

Así lo especifica Mateo:

“Cada Fiesta, el procurador solía conceder al pueblo la libertad de un preso, el que quisieran” (Mt 27, 15).

También Marcos:

“Cada Fiesta les concedía la libertad de un preso, el que pidieran” (Mc 15, 10).

También Juan:

“Es costumbre entre vosotros que os ponga en libertad a uno por la Pascua” (Jn 18, 39).

Pero no así Lucas, que en ningún momento menciona la costumbre.

La iniciativa del indulto es muy variada

Para Mateo, la toma Pilatos:

“Les dijo Pilato: ‘¿A quién queréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, el llamado Cristo?’” (Mt 27, 17)

En Marcos, la iniciativa la toman los sumos sacerdotes:

“Pilato les contestó: ‘¿Queréis que os suelte al Rey de los judíos?’ […] Pero los sumos sacerdotes incitaron a la gente a que dijeran que les soltase más bien a Barrabás” (Mc 15, 10-11).

En Lucas la iniciativa es del vulgo:

“Toda la muchedumbre se puso a gritar a una: ‘¡Fuera ése, suéltanos a Barrabás!’” (Lc 23, 18).

Exactamente igual que en Juan:

“‘¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos?’ Ellos volvieron a gritar diciendo: ‘¡A ése, no; a Barrabás!’” (Jn 18, 39-40).

Barrabás

Significado de Barrabás

Se da la circunstancia de que Barrabás es un apellido o patronímico perfectamente identificable en la lengua de los judíos, a mayor precisión, en arameo: la cual se debe descomponer en dos palabras: “bar” igual a hijo (la partícula “bar” del arameo se corresponde con la partícula “ben” del hebreo, significando en ambos casos “hijo”), y “Abbas” igual a padre. Ambas aparecen en los evangelios: “bar” está presente en el nombre de muchos de sus personajes, Bartolomé, Bartimeo, Baraquías. “Abbás” también aparece en el evangelio, más concretamente en boca de Jesús:

“Y decía: ‘¡Abbá, Padre!; todo es posible para ti; aparta de mí esta copa; pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú’” (Mc 14, 36).

Pero también en otros pasajes canónicos aunque no evangélicos:

“La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre!” (Gl 4, 6)

“Pues no recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre!” (Rm 8, 15).

Todo lo cual le otorga el significado de “hijo del padre”, escandalosamente semejante a las expresiones utilizadas por Jesús para definir su ministerio “Hijo del Hombre”, “Hijo de Dios” o cuando se refiere a Dios como “mi Padre”. Lo cual ha dado motivo a las más variadas interpretaciones del episodio evangélico, sobre todo entre los exégetas que llamaríamos “escépticos” enfrentando a Jesús con su propia misión y levantando desde luego, las suspicacias de cuantos han querido ver en el mismo un símbolo, pero en modo alguno un hecho real. A lo cual se ha de oponer que para ser un símbolo, es de lo más extraño que el episodio haya sido recogido con semejante fidelidad en los cuatro evangelios, mérito que, como ya hemos señalado al inicio, no acumulan muchos de los episodios evangélicos.

Barrabás

La Pascua nos pone ante Jesús y Barrabás
¿A quién elegimos nosotros?

Barrabás, es símbolo del mal, de la corrupción y del crimen; como en tiempos de Pilato muchos gritan hoy «suéltanos a Barrabás»; exigen supuestos derechos de hacer el mal, del libertinaje y de matar; piden también la muerte de Jesús, de la verdad, de la justicia, de la moral. La Pascua nos pone ante Jesús y Barrabás ¿A quién elegimos nosotros?

Si los católicos hacen verdaderamente Pascua en la vida diaria elegirían a Jesús, el “hacer Pascua es elegir a Jesús”. La celebración de la Resurrección del Señor es la fiesta más importante para todos los católicos, y el corazón, cimiento y columna vertebral de nuestra fe.

Barrabás
Suéltanos a Barrabás.

 

(Fuentes: - Internet, Religión en Libertad, www.religionenlibertad.com, 01/03/2015)

 
Enlaces Relacionados
       Temas Especiales de Interés:
 

PRINCIPIO

 
info@santuariodelasmercedes.org